lunes, 25 de febrero de 2008

Todos somos Lydia Cacho


Uno de mis regalos en año nuevo fue el libro "Memorias de una infamia" de Lydia Cacho. He de confesar que no estaba muy empapado con el caso de corrupción intantil que se vive en Cancún.

Como muchos sólo sabía de las famosas llamadas del gober precioso con Kamel Nacif y de la detención arbitraria de la periodista, pero al leer el libro de Lydia me di cuenta de la serie de arbitrariedades que aún se realizan en México y neta que no es posible que se castigue a alguien por decir la verdad y denunciar a empresarios y/o funcionarios corruptos.

El prólogo del libro fue escrito por Carmen Aristegui y narra los atropellos que ha tenido que ha tenido que sortear Lydia Cacho para que su verdad y la de cientos de niños (as) abusadas se escuche.

Si muchos odiábamos al gober precioso por su nivel tan bajo y vil, pues al leer "Memorias de una Infamia" lo vomitarán y lo peor es que este tipo sigue gobernando Puebla, utilizando millones de pesos en una campaña donde pretende resarcir su imagen, y ya menor ni hablamos de empresarios cabrones y enfermos que se aprovechan de la inocencia de los menores.

Y el fondo de todo esto no son los millones que se han gastado o los medios de comunicación, el caso NO es Lydia Cacho, el caso es el abuso y explotación sexual infantil que existe y es una realidad en México y que muchos prefiren hacer caso omiso.

De verdad es detestable que no se quiera hacer nada por solucionar el problema, y que hasta el cardenal Norberto Rivera, que yo no sé ustedes pero este señor no me merece la menor atención y mucho menos su "guia moral", pida castigo duro a pederastas. ¿Pues qué nos estamos haciendo tontos? ¿O ya se le olvidó que la iglesia ha estado involucrada en casos similares? ¿o de plano se burla de nosotros?

En fin, mi opinión es que debemos de apoyar desde nuestras trincheras la investigación de Lydia Cacho y que pese a fallas (sí, en femenino fallas) de la Corte y demás organismos que sucumben ante el poder, no olvidemos que existe una periodista que ha decidido cueste lo que cueste no abandonar una causa por demás nombre, el ciudado de los niños de este país.
En la siguiente dirección pueden encontrar más información sobre el impecable trabajo periodístico de Lydia Cacho: http://www.lydiacacho.net/ y también la pueden leer todos los lunes en el periódico El Universal.

"Todos somos Lydia Cacho".
Foto: Notimex-Noticaribe






viernes, 15 de febrero de 2008

La primera!!

Después de mucho tiempo, y con una gran necesidad de escribir ¿de qué? no lo sé bien, decidí crear este espacio donde espero poder platicar, debatir, discutir y expresar mi opinión u anéctotas y pensamientos.

Evidentemente este espacio no tiene ninguna pretención literaria ni psicológica y mucho menos para profundizar, simplemente quiero expresar lo que pienso e inciar el debate.

Y para empezar quiero reconocer que quien me inspiró para escribir un blog fue Concepción Peralta, mejor conocida como La Concharra.

Pues nada, empiezo esta aventura y viva la pluralidad de ideas!

Victor Montufar