sábado, 31 de octubre de 2009

Día de muertos

Con orgullo puedo platicar que la tradición de Día de muertos en la familia de mi papá nunca se ha perdido.

Desde que tengo uso de razón en Actopan, Hidalgo, el lugar donde nació mi papá, se celebra este día. En casa de mi abuelita hacen tamales, dulce de camote, calabaza, pan, mole, etc.

Y todo esto se prepara para ponerlo en un altar a los difuntos de la familia. La tradición es antiquísima.

Según la tradición, al medio día del 31 de octubre llegan las almas blancas, o sea la de los niños (as) que murieron. Por este motivo se prende una veladora por cada uno de los difuntos y se colocan alimentos en el altar.

El 1 de noviembre, igual al medio día, se van las almas de los niños y llegan la de los adultos, que se van al medio día del 2. También se prende una veladora por cada ser querido que ha muerto y se sigue poniendo comida en el altar.

Recuerdo que año tras año ese olor a Día de Muertos. Las cocinas, sí en plural, llenas de cazuelas con alimentos, los tamales hechos de pollo con salsa verde, los de calabaza, los dulces y hasta atole.

Este es el altar que montaron en casa de mis tías en Actopan, Hgo.

Tengo 24 años y siempre el 2 de noviembre ha sido así. Pero hace un año las cosas cambiaron. Justo el Día de Muertos falleció mi abuelo Manuel, el papá de mi mamá.

Por primera vez mis primos, del lado de mi mamá, pusieron un altar de muertos en la casa de los abuelos. Fue algo muy padre porque, fue rendirle un tributo al abuelo, recordarlo con mucho cariño, sabiendo que vino a visitarnos y que su alma estuvo muy cerca de nosotros, tal y como lo marca la tradición mexicana.

lunes, 26 de octubre de 2009

Twitter, lo de hoy

Pues nada, que hace unos meses mi amiga y compañera, Concepción Peralta, mejor conocida como La Concharra, me platicó sobre Twitter, una red social que está revolucionando internet.

Al principio me dio mucha flojera, a quién le importa qué estoy haciendo, pero tenía la obligación de explorar este sitio del que tanto se habla, como dicen, sólo por curiosidad.

Y así empecé, abrí mi cuenta, empecé a seguir gente, a decir en 140 caracteres lo que pasaba a mi alrededor y funcionó. Esta red social me atrapó, ahora sí que sin querer queriendo, pero no salgo de ahí.

Twitter va más allá de su pregunta base, What are you doing? esta página se ha convertido en una gran máquina difusora de contenidos. En 140 caracteres, con todo y espacios, tienes que resumir qué está pasando, enviar información, comentar, retar, animar, etc.

Por este medio me he enterado de becas, trámites, cursos, noticias, eventos, etc, pero también he podido disfrutar desde la comodidad de mi escritorio de fotos, videos, galerías de arte, blogs, conciertos, por ejemplo hoy el de U2 a través de Youtube, noticias y muchas cosas más.

Para que se den una idea de la importancia de Twitter, después de las controvertidas elecciones en Irán, y con un gobierno que censura a los medios, los inconformes pudieron expresarse a través de esta red social y que su voz fuera escuchada en todo el mundo.

Otro ejemplo y más cercano a nuestra región, Latinoamérica, fue el rechazo de los mexicanos al impuesto del 3 por ciento a las telecomunicaciones, claro está incluído el internet. Bajo la etiqueta #InternetNecesario miles fuimos los que protestamos por este gravamen,

Otro par de ejemplos:

Hace unos días se incendió una refinería en Puerto Rico. Los primeros reportes e imágenes llegaron al mundo a través de Twitter. Ni la mismísima cadena CNN pudo tener las fotos y videos al momento.

Cuando murió hace un año el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, en un accidente aéreo en la Ciudad de México, Estados Unidos y el mundo se enteró del suceso no por las televisoras, sino por esta red. Recordemos que estábamos enfrascados en la cobertura de las elecciones presidenciales de EU y en nuestro país se dio un vuelco a la información. Algunos compatriotas ya utilizaban la herramienta y dieron a conocer la noticia al mundo.

Pero además de tener la información en tiempo real y saber qué pasa alrededor de los Twitteros también es divertido porque existen personajes que tras su avatar escriben una gran cantidad de cosas graciosas, ocurrentes, depresivas y sin sentido. Personajes como @elnaquito se han vuelto clásicos por sus ocurrencias.

También puedes interactuar al momento con artistas, intelectuales, blogueros, gobiernos y un sin fin de personalidades. Es importante comentarles que yo me topé con un par de compañeros del colegio que no sabía dónde andaban. Ni siquiera los tengo en Facebook, pero ahora con Twitter volvimos a saber los unos de los otros.

En fin, que de verdad no lo piensen y únanse a esta maravilla que está revolucionando la comunicación, de verdad que no exagero.

martes, 13 de octubre de 2009

Lucrar con la fe

Pues nada, que esta noche estaba como de costumbre oyendo mi radio y me encontré en el 104.1 de fm de la Ciudad de México el programa de las “Fuerzas celestiales”.

Pensé que se trataba de Pare de Sufrir, la “Iglesia” brasileña que ha hecho en México un verdadero negocio. (Gabriel Revelo escribió sobre ellos, haz clic aquí), pero no, estaban haciendo una convocatoria para ir a su sede, ubicada en Av. Chapultepec #482 donde por sólo 199 pesos te darían una reliquia de San Miguel Arcángel para vencer la tristeza, depresión, mala suerte, deudas económicas, problemas de salud, desempleo, drogadicción y un chingo de cosas más.

Y pues sí, me quedé escuchando tanta pendejada que mejor se las reproduzco literalmente:


“Somos las fuerzas celestiales, sanadoras del espíritu”.

“Por sólo 199 pesitos (sic) te daremos un escudo protector para llenarte de energía y paz celestial”…

“ Pero si eres de los 10 primeros en llegar, te llevas como regalo una unción (sic) de fermonas”
“Somos una organización que ha deslumbrado al mundo”

Y después de escupir tanta idiotez pasaron al aire la llamada de una mujer que quería dar su testimonio y por supuesto habló maravillas de “la organización que deslumbrado al mundo”.

Dejó de tener problemas con su familia, ya tienes trabajo y vive feliz.

La mentada reliquia que fue “cargada” con la energía de San Miguel Arcángel hace efecto con sólo el contacto con la piel. Con este artefacto puedes vencer brujería, malas vibras y todo lo que ya mencioné anteriormente.

Quesque este ángel carga las reliquias y con sólo frotarla a nuestra piel resuelve nuestra vida

Y la verdad es que al principio me dio mucha risa escuchar tanta pendejada, pero ahora que lo pienso bien siento coraje, porque cómo es posible que exista un programa tan imbécil y que sólo quiera obtener recursos con la fe de la gente.

Yo soy muy crítico de la religión a la que “pertenezco”, la católica, me enoja que los altos jerarcas se metan en cosas que no les importa como la política, y me emputan más aquellos que violan niños o que viven en la riqueza absoluta a costa de nuestras limosna, razón por la cual ya no doy ni un quinto cuando llego a ir a la iglesia. Y menos que no pagan ni un quinto de impuestos!!!! Antes sacaba el cambio que traía en la bolsa por pena y el qué dirán, pero ahora me vale madres.

Y no es que no crea en Dios, al contrario como dice una amiga, nos llevamos de piquete de ombligo, platico con él a toda madre y en serio siento una fe bien grande, y por lo mismo estoy convencido de que no está de acuerdo con todas las marranadas que hacen algunos de sus “representantes” terrenales.

Pero volviendo al tema de la reliquia de San Miguel Arcángel, no se vale hacer esto, es muy vil, un negocio muy lucrativo sin lugar a dudas, pero se negocia con la fe y en algunos casos desesperación de la gente, cuando sabemos perfectamente que nada de lo que dicen cambiará la vida de nadie.

El teléfono de estos haraganes es el 52 12 21 34 de la Ciudad de México, márquen para que vean cómo tratan de lavarles el cerebro y sacarles una lana. Espero que no muchos caigan en manos de estos vivales. Desafortunadamente no hay ningún delito que perseguir, pero se repite mi teoría: La fe es un triste gran negocio.

sábado, 3 de octubre de 2009

Piojos

Pues nada, que hace unos días conversaba con una señora sobre los piojos. Me contó que los tuvo cuando era una niña, que le picaban la cabeza y que su mamá le puso muchísimas cosas en la cabeza para quitárselos.
"Me pasaba un peine y salían puntitos negros, esos son los piojos. Me pusieron petróleo, y al final con un líquido que mi mamá compró en la farmacia pude controlarlos", recordó.
Y la verdad es que esto no tiene nada de importante, sólo que cuando iba al inglés me topé con un tipo que tenía cosas extrañas en su cabeza. De repente vi que bajaba un animalito de su cabello y otro se escondía. Pensé que era algo que le había caído de un árbol o algo así, pero estoy seguro que eran piojos. Igual y no, pero no me quedé con las ganas de tomarle una foto.
La señora que iba a mi lado izquierdo, después del pasillo, se me quedó viendo muy feo. "Pinche ojete ha de ver dicho", pero pues qué le puedo hacer...


Ese punto negro que se ve en la sudadera era uno de esos animalitos