viernes, 4 de febrero de 2011

Dosis de Valemadrismo

Nunca sueño dormido, pero sí despierto.

El punto es que esta semana he padecido trastornos del sueño (autodiagnóstico).

Entre semana tengo tantas cosas que hacer que en el mejor de los casos duermo seis horas y por supuesto, cuando llego a casa, lo único que quiero ver es mi cama.

Pero esta semana he tenido unos sueños muy extraños desde persecuciones, robos, hospitales, amigos, bebés y hasta contacto con colegas en Egipto que ni por error tendría que tener.

Y tratando de hacer un análisis de por qué no disfrute mis maravillosas horas de sueño, llegué a la conclusión de que me siguen afectando muchas cosas que no tendrían porque importarme, pero tengo años luchando contra esto.

No puedo ser indiferente a cuestiones que afectan a mi familia, amigos, compañeros, etc. Siempre me tengo que clavar, trato de solucionar conflictos y lo logro, claro, en mi cabeza.

El absurdo es cuando leo en el periódico alguna historia que no me influye, que no me afectará y que literal, me tiene que valer madres, pero claro, mi maldita mente se clava y de ahí nadie me saca.

Ya ni sé porque les cuento esto, ahh claro, necesito que me digan cómo y dónde comprar una alta dosis de valemadrismo porque últimamente ocupo grandes cantidades.

Algún día les contaré qué pasa por mi cabeza, pero ahorita no es el momento...